Cultura

Qué nos preocupa/qué nos mueve:

La ciudad en la era global capitalista genera un nuevo escenario con nuevas contradicciones. La creatividad de sus habitantes -en nuestro caso, ls que vivimos en Zaragoza y su área metropolitana- puede ser un campo hermoso de batalla, en la medida en que el arte es un medio de expresión de las ideas. Ejerce un poder transformador en quien lo lleva a cabo y también en quien lo recibe/disfruta. Además, a su alrededor se crean espacios y relaciones entre los ciudadanos; espacios no sólo físicos sino también mentales: el imaginario colectivo, diriamos. Esto puede mejorar el tejido social y ayudar de alguna manera a superar la fragmentación a la que están expuestas las sociedades complejas.

Pensamos que en nuestra ciudad existen interesantes iniciativas culturales y artísticas desde abajo, que expresan ideas y realidades diferentes. Pero por unas razones u otras (mercantiles, institucionales, geográficas, sociológicas, psicológicas, etc.) su potencia creadora y renovadora se ve limitada.

Nos preguntamos: ¿Por qué esta tendencia? ¿La perciben también otrs ciudadans, los propios artistas? ¿Podemos influir en ella? El objetivo es, ante todo, suscitar un debate que nos lleve a proponer soluciones comunes.

Para empezar: Una puesta en común de algunas experiencias e intuiciones.

El derecho a la cultura es un derecho exigible hoy en dia. Derecho a crearla y a mostrarla a ls otrs. Derecho a conocer lo que expresan ls demás. También derecho a disfrutar del legado histórico.

La “cultura” es una preocupación fundamental en las ciudades que buscan una transición desde un modelo industrial superado hacia uno basado en el conocimiento y la comunicación. Los gestores de la ciudades usan la cultura como una herramienta para crear una sensación de “bienestar”, de “ciudad en la élite” de cara a sus propios ciudadanos y también de cara al exterior: tratando de crear una renta de monopolio para entrar en competencia con otras ciudades. La creacion de una nueva concejalía municipal llamada Cultura y Grandes Eventos, creada con el objetivo de defender la candidatura de Zaragoza como Capital Cultural Europea en 2016, evidencia que nuestra ciudad ha entrado en esta dinámica.

¿Queremos políticas culturales que favorezcan los grandes eventos? ¿O que fomenten el desarrollo del tejido artístico local? ¿Es posible proyectar el pensamiento local más allá de la ciudad, llegar a visibilizar la proximidad? Tememos que una política basada sólo en los grandes eventos ponga en peligro la riqueza de la diversidad cultural, tanto de la más local como de aquella que llega por circuitos menos mercantiles.

Más allá de lo que depare el futuro, identificamos ya algunas piezas clave cuyos movimientos y combinaciones pueden dar lugar a múltiples composiciones para la reflexión:

– Los espacios para la cultura gestionados por las instituciones. Vemos en ellos un acceso limitado. ¿Existen estos filtros? ¿De qué tipo son? ¿Podemos proponer una gestión orientada hacia lo común?

– Los espacios privados de creacion/difusión cultural se enfrentan por un lado al mercado, y por otro a la normativa municipal. El reciente cierre en bloque de salas de conciertos es un ejemplo.

– La calle. Existe una normativa que limita la expresión. Y además de la norma hay que tener en cuenta el uso político de la forma. (La orden de Urbanismo de borrar un mural graffitero que había sido previamente encargado por Cultura es un ejemplo.).

– Los medios de comunicación de masas. Controlados por intereses mercantiles e ideológicos, ponen un límite más a la difusión de la producción artística y cultural en nuestro territorio. ¿En qué medidas son eficaces en el nuevo contexto?

– Internet. La ciudad real tiene un reflejo virtual en internet. Las redes sociales, los blogs, los foros… Estos espacios de debate y encuentro son un hecho más o menos consolidado con algunos efectos prácticos. De hecho podemos pensar en que el espacio público por excelencia hasta ahora, la calle, está siendo complementado/sustituido por internet, sobre todo en las generaciones más jóvenes.

– Los centros sociales contra/autogestionados son también un espacio de cultura (¿)alternativa(?). ¿Qué prácticas artísticas/culturales se están llevando a cabo en ellos?

No podemos abordar un estado de la cultura sin tener en cuenta los procesos de precarización que se dan en el trabajo cognitivo y creativo.  ¿Cómo interpretan l*s creadores y productores culturales su precariedad? ¿En qué medida asumen la posibilidad de una intervención política desde su ámbito?

Tampoco podemos perder de vista a la ciudad como signo en sí misma, como un texto que tiene su propia gramática. Su arquitectura, su paisaje, sus trayectos, sus vallas publicitarias, los mensajes insertados en sus calles, su misma composición… son elementos que también tenemos en cuenta en esta reflexión.

Qué queremos

Investigar para definir un “estado de la cuestión”: La cultura en Zaragoza en el momento actual desde varios puntos de vista que dialogan entre sí.

– Qué se produce: Ver qué formas estéticas tienen las producciones artísticas en la ciudad. Ver qué ideas desarrollan, qué enfoques se les da, qué valores sustentan. Buscar y promover formas alternativas de representar el mundo, es decir, un “arte crítico”.

– Cómo se produce: Quiénes/cuántos se dedican a la creación de objetos semióticos y con qué medios. Ver las formas de gestión económica que existen en las industrias culturales y las posibles fuera de ellas. ¿Qué grado de implantación tienen las fórmulas Copyleft en las producciones culturales de nuestra ciudad?

Cómo son difundidos/recibidos: ¿Contribuyen esos objetos semióticos a crear subjetividades? ¿Crean espacios para las relaciones sociales en torno a ellos? ¿Cómo interactúan con otros territorios y con otros objetos semióticos venidos de fuera? ¿Se consume producción cultural zaragozana en otros lugares? ¿Qué peso tiene la producción cultural autóctona frente a la cultura de masas del circuito global (televisión, cine, internet, etc.)? ¿Es posible proyectar el pensamiento y la creatividad local en la ciudad y más allá de ella, llegar a visibilizar la proximidad?

En realidad, este punto se encuentra en constante reformulación. La adquisición de experiencias y nuevos lenguajes nos va llevando hacia nuevas preguntas/focos de interés en esta investigación.

Trabajo hecho hasta ahora:

Hemos leído y discutido en torno al amplio concepto de “cultura”.

– Hemos leído los siguientes textos:

Harvey: sobre la creación de rentas de monopolio a partir de la cultura. “El arte de la renta: la globalización y la mercantilización de la cultura” En Harvey, David. “Espacios de capital”.

“Zaragoza Ciudad Hablada. Memoria Colectiva De Las Mujeres Y Los Hombres” de Ángela López

A lo que estamos:

– Seguir leyendo y discutiendo textos para crear una base de conocimiento que nos ayude a interpretar los cambios desde una perspectiva renovadora.

– Contactar con promotores culturales y proyectos en marcha de las distintas disciplinas. Proponer un cuestionario para recoger información.

– Tratar de diagnosticar el estado actual de la cultura en Zaragoza, contestando en la medida de lo posible a las preguntas que nos hemos planteado hasta ahora y otras que irán surgiendo.

Promover charlas y debates en torno a temas puntuales.

Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: